viernes, 11 de abril de 2008

La Mirada

Posted by Picasa

Existe un Blog que frecuento a menudo, Desde mi terraza, porque su autor, Antonio G. Turrión, expresa de maravilla sus sentimientos, emociones, y sensaciones de sus frecuentes paseos por la naturaleza.

La entrada de hoy de Antonio esta dedicada a la mirada, a la percepción que podemos sentir cada uno cuando nos enfrentamos a la mirada de los demás, es cierto, hay miradas intensas que te atraviesan y nuestra reacción o respuesta puede ser, timidez o agobio, hay miradas candidas que nos pueden provocar una reacción de ternura o apoyo y existen miradas de deseo que realmente te estan invitando a un contacto, otras estan invadidas de odio en momentos de enfado y miradas que rien contagiando, pero siempre esta percepción se da desde lo individual, y este aspecto es el único que nos esta negado para la mirada propia.

Nunca podremos saber como funciona nuestra expresión, nuestros gestos cuando hablamos, cuando besamos, cuando reimos, es algo que nos perdemos de nosotros mismos, lo más cercano a nuestra imagen es el flash fotográfico, pero es una imagen congelada, sin secuencia en el tiempo, es una imagen estática sin movimiento, y aunque sea, nuestra, nunca nos vemos en la fotografía igual que al natural, exactamente nos pasa cuando grabamos nuestra voz y la reproduccimos, no me encuentro identificada con esos sonidos, parece que la que habla fuera otra persona distinta, no reconozco esa voz de idiota que se escucha.

Por mucho empeño que pongamos en ser contundentes, agresivos, arrolladores, picaros, sexys, nos perdemos nuestra propia imagen, podemos detectar el efecto de nuestra intención en el otro, que nos sirve como medida fiable de valoración o comprobación del efecto pretendido, pero existen muchos matices, como la falta de expresividad en los ojos, facciones sin grandes resaltos, labios lisos sin volúmen, de que sirve nuestra intención si ciertos rasgos son simples y anodinos?, o es que va a ser cierto que tenemos la cara que nos merecemos?, o nosotros con nuestros gestos hemos conformado la expresión de nuestra cara?.

Lo que si es cierto, y de eso estoy segura, es la frase que tengo colgada perenne en el blog.
Lo que queda en realidad de nuestro ser, no es lo que somos sino como los demás nos ven.

2 comentarios:

donce dijo...

Pues no estoy de acuerdo en la última frase, perdóname pero no. Quienes son los demás ¿?.
Hubo un tiempo en que me afectaba lo que todos pensaran de mí, en la imagen que pudiera ofrecer... hoy sólo me afecta si el que tiene un mal concepto es alguien que me importa de verdad, a los demás que les zurzan!
Soy lo que soy (generalmente un desastre) y lo que quisiera ser, pero me da igual si el vecino piensa que soy una tía rara, con su pan se lo coma!
Yo tampoco me gusto en grabaciones, ni en fotos (tendré que ir a Lourdes...) ni me gustan mis gestos, y mi mirada está cansada, así que miro al espejo el tiempo justo como "pa pintarme la raya del ojo" y punto!
Un besito
(y gracias por lo que dijiste cuando la operación de mi madre, no lo vi hasta ayer)

mojadopapel dijo...

Donce, a mi solo me importa y relativamente, lo que piensan mis amigos, pero realmente como somos en profundidad, como deseamos en el sentido amplio de la palabra es solo nuestro, o hasta el punto que dejamos que trascienda. A lo que me refiero en esa frase es que por mucho que nos esforzemos en traducirnos a los demás, tenemos que contar con la percepción, o la transcripción personal que el otro hace de nosotros mismos.
Gracias por tu visita me gusta tenerte en este pequeño espacio.