lunes, 28 de julio de 2008

Poema femenino africano


¿Cuántas mujeres enamoradas han desafiado
las tinieblas de la noche, y marchando contra sus deberes,
arrastrando su honor por el barro,
han ido a buscar al hombre de su alma,
el que ellas hubieran querido desposar?
No soy sino una más.
Vengo sin vergüenza a golpear en la puerta de tu corazón.
Ábrela para que yo entre, o hazme apuñalar
Para al menos morir entre tus brazos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Uffff, qué bonito!!!!!!!!!!!!!
Si África destapase la boca de sus mujeres, el hambre seguiría siendo hambre, pero el estómago dolería bastante menos. Seguro que más de una cosa cambiaría a mejor, no te parece??
Donce

La Mirada dijo...

La fuerza del amor
Serenidad y armonía que envuelve,
en la bondad, y cuidado amoroso,
eliminando los propios defectos,
suaves palabras que todo lo cambian,
es el esfuerzo más digno y más puro,
porque conmueve la esencia en el fondo,
son vibraciones que emanan y emanan.

Es un gran fuego que limpia y abrasa,
como una llama que funde las almas,
cuando se enciende la chispa que mueve,
las nubes negras se alejan del frente,
nunca se extingue esa hoguera paciente.

Cuando se ama no hay ira, ni celos,
perecedera y sufriente es la carne,
en el amor permanece la fuerza,
porque el amor es eterno y alegre,
y es un alma la que ama a otra alma.

mojadopapel dijo...

Doncitaaaa !!!!, ya has vuelto, me alegro te echábamos de menos.
Tienes razón si las mujeres africanas pudieran hablar, claro que cambiarían cosas,muchas cosas, creo que en muchos casos tienen más huevos que los hombres, a veces me entran ganas de dejarlo todo e irme a ayudarlas, motivarlas, por lo menos bricolage les iba a enseñar por un tubo,y también aprenderia de ellas, el intercambio cultural siempre es mutuo. Besos.

mojadopapel dijo...

Por cierto Donce, eres extremeña?...

Anónimo dijo...

El martes en Documentos Tv, echaron un reportaje sobre Kenia y la prostitución y el Sida, y el no tener ninguna otra manera de subsistir, o saber que ¿"hacer el amor"? con sus maridos, le acarreará la enfermedad y seguramente algún hijo más al que dar de comer. Jo, qué duro! y en ese momento pensé que ayudar"las" también es jugarse la vida, y que envidio a la gente que es capaz de hacer.
Ya me estoy enrollando, parezco un loro...
No soy extremeña pero como si lo "seriese", mis padres sí lo son y tengo allí a casi toda mi family!
(aquí dicen que soy de allí, allí que soy de aquí, asínnnque...)
Un besote y pásalo bien con tu gente.
(por cierto guapa, también puedes enseñar bricolage a las mujeres bejaranas, o sevillanas... que las ayudas vienen bien en todos lados!)

Anónimo dijo...

No soy de aquí, ni soy de allá
no tengo edad, ni porvenir
y ser feliz es mi color
e identidad. En Internet no hay identidad

Anónimo dijo...

en el gran fuego de la tierra
se endurece esta arcilla perecedera
trabajada por nuestras manos

en pos de qué conquistas irrisorias
hemos entrado
en el sexo volcánico del mundo
su breve y violenta apertura
su milagro convulsionado donde tiembla
el oscuro labio de una rosa

desenmascarar el silencio
que se construye con un soplo
nos roza antes de cerrarse
invisible y secreto

esa esperanza nos anima

los pájaros nos miran
callan cuando pasamos

porque una palabra tras otra
avanzamos ignorando la meta
por conocerla ya demasiado

una palabra tras otra
su encadenamiento inquieto
sobre un hilo incierto

yo soy el lugar en el que caí
yo soy el lugar del que provengo
aquel hacia el que voy