miércoles, 20 de agosto de 2008

Belen Reyes



MUERE LA TARDE DETRÁS DE MI VENTANA.
Suena y sus ruidos me hablan de Madrid.
Temo a la noche que ronda esquizofrénica,
Como un sereno loco que no me quiere abrir.

Los coches muy sumisos, como perros de chapa,
Esperan a sus dueños dispuestos a vivir...
El camino de siempre, el recorrido idiota,
De la casa al trabajo... (Hoy me acuerdo de ti).

Tengo un dolor muy nuevo que va estrenando heridas.
Mi cerebro, una esponja. Mi corazón, un clip
Que sujeta mi cuerpo y lo arrastra a tu vida.
Tengo un nudo en los ojos de enredarlos en ti.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

GUAPÍSIMA POESÍA

La Mirada dijo...

La ventana sin prisa sigue pegada a los huesos
Pensativa se abre y turbada se cierra
Deteriorada en la memoria de un día impasible
Bisagras dentadas para morder los recuerdos