lunes, 24 de febrero de 2014

El Perfume




Despedida para un perfume.......
Puede parecer banal y superfluo hablar de perfumes con la que esta cayendo pero
vivimos en una sociedad de consumo.... los que no hemos sido capaces de buscarnos nuestra propia isla, o  quizás, no hemos tenido el suficiente coraje para lanzarnos a vivir de otra manera (realmente echo de menos vivir en el campo) nos amalgamos en las ciudades, compramos en los mismos sitios y adquirimos los mismos patrones mimetizados de existencia. ...compramos para comer, compramos para vestir, compramos y gastamos, y volvemos a comprar rutinariamente y me da muchísima rabia tener que hacerlo...salvo una excepción en la que realmente disfruto haciéndolo, y es cuando adquiero mi perfume.
Todos tenemos un olor personal que nos caracteriza, es tan importante este aspecto que se está pensando en implantar un sistema de identificación personal que sustituya a la huella y  está basado en  nuestro olor  corporal, pero a mi no me importa la identificación administrativa o policial a través del olor..... sino la impronta que dejamos en los demás cuando se mezcla nuestro olor personal con el perfume que elegimos.
Hay un olor que tengo grabado a fuego en mi pituitaria, y si casualmente lo huelo...automáticamente me giro para ver quien lo lleva porque  supone el recuerdo de alguien que conocí  e invariablemente   usaba, y es que ....el aroma que te envuelve, si eres fiel a una fragancia,  mezclado  con el personal conforma un sello de identidad que te define.
Hace ocho años me fidelice a una fragancia que hoy esta descatalogada, ha desaparecido del mercado y me ha dejado como desnuda...me queda un poquito, y no quiero usarla más para poder recuperar en su olor vivencias importantes que su recuerdo me trae.
Y es que tu perfume inunda la ropa, tu armario, tus sabanas, tu estancia.... es el vestido de tu piel y el aroma de tus recuerdos, el que envuelve lo que emanas y el adorno de tu esencia. También puede ser un símbolo.
"Omnia" color tabaco, tu nombre lo dice todo.....tu fragancia tenia que ser oriental, amaderada como lo que tanto me gusta oler y trabajar y tu fondo cítrico y especiado como la acidez de la vida...  te voy a echar de menos fiel compañera.

4 comentarios:

Marina dijo...

Tienes razón con lo del perfume. Por eso yo, para que nadie eche en falta mi olor, lo cambio según me viene el aire. Ahora estoy como loca con el de Votirio y Lucino (seguro que no se escribe así, pero a estas horas no pienso buscarlo )

Besitos Princesa de Oriente.

Gloria dijo...

Nuestro olor puede delatar muchas cosas de nosotros, a veces buenas y otras malas como todo en la vida, sobre todo esas personas que llevan su olor corporal tatuado a su piel como un emblema o aquellas que se perfuman en exceso. Hasta las moscas salen despavoridas.
Besos perfumados desde Tenerife.

jordim dijo...

Los perfumes ponen.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Ahora tienes una búsqueda apasionante: el perfume que encaje con tu piel.
Besos.