martes, 18 de noviembre de 2008

Mezclada


Hoy me siento así, mezclada, como los distintos planos de esta toma, amalgamada en mis sentimientos, por un lado tengo morriña de la ciudad que dejo atrás, sus colores, sus gentes, su frío, la belleza serrana y todos esos buenos ratitos que ya se van acumulando en mi mente y mi corazón, por otro lado bajo tremendamente ilusionada, un poquito nerviosa por el acontecimiento renovador que me espera dentro de unos dias, el nacimiento de mi primer nietecito, una nueva etapa que marca un corte radical entre presente y pasado para mi, un presente lleno de vida, de plena vida como sera el estallido de energia que saldra de los pulmones de ese bebe reclamando el aire que marcará el comienzo de su existencia, yo, su abuelita, la única abuelita, le cuadruplicaré los mimos para que no eche en falta el resto de caricias que no podra tener, por eso estoy amalgamada en mis sentimientos y estos días me invaden multiples sensaciones, tengo mucha suerte de poder disfrutarlo y así lo haré.

5 comentarios:

Donce dijo...

Cuando estaba a punto de nacer mi sobrino, aseguré que lloraría de emoción. Ufff, se me hizo larguísimo el embarazo y aquel momento también fue eterno.
Cuando se abrieron las puertas del paritorio, agarré fuerte las manos de los que allí estábamos y....
lloré de risaaaaaa, qué feo era el cabrón, qué peloss!!
Ahora es el más guapísimo del mundo.
Disfruta, pq es uno de los mejores momentos de la vida!!
Ya nos irás contando.
(Dioss qué tarde es!)
Muacc

Manolo dijo...

Tu emocionado afán de abuela te renovará la vida y te dirá qué es lo que más importa: La continuidad que marca una nueva vida entre los tuyos. Le querrás muchísimo y él a tí.
Un beso

elena dijo...

Que bien entiendo ese sentimiento y que bien lo explicas... muchisima suerte y besiños.

Marina dijo...

De nacimientos y novedades se tejen las vidas. Los sentimientos nuevos, por estrenados, asustan y sorprenden. Disfrutaras cada momento, cada aliento y cada segundo pasado, presente y futuro. Tus ojos se iluminarán para enseñarle que la luz está presente en su vida, contigo, con tu cariño y con tu presencia.
Nuestros miedos y preocupaciones hacen perfecta nuestra imperfección.
Mil besos

Anónimo dijo...

Desde Béjar, estamos todos esperando ver esa carita.
Mándanos una foto.
Muchos besos.
Marisa