martes, 19 de febrero de 2019

Un día especial

Un dia especial no implica hacer un viaje a un destino lejano o exotico, siempre va unido al momento que vives y sus circunstancias,tampoco tienen que ser,éstas, especialmente buenas, pueden ser  muy malas, emocionalmente malas, pero si coincide que las vives con una persona que quieres, otra que te acompaña y lo da todo para que disfrutes ,y todo lo mezclas con una intención clara de positivar el momento y sacarle partido...hay días que se clavan en el recuerdo, y éste es tan agradable que prometes volver, volveré a las Villuercas sola, o acompañada con amigos, contigo, y con el eterno recuerdo de mi padre.

Curiosidades mexicanas

Textura

Motocarro



Corrido mexicano

Especias

Puma

Detalle

Calenda

Colores de mercado

Cúpula de altar exterior de S. Pedro y S. Pablo de Teposcolula. 

jueves, 14 de junio de 2018

Releyendo a Antonio Gomez

 Volver a leer Sumo y sigo,  y enamorarme de nuevo de la palabra que no sobra y que dice, poesía contundente, sensible y exacta. Os lo recomiendo.


El estribillo de tu nombre
se adentra y me da cuerda.
atasca mi memoria hasta quebrarla,
me hace romper amarras
cuando estoy sangrando todavía.
Cierro los ojos
 para verte mejor.
Cierro los ojos
para degustar tus metáforas
de sencillez y caramelo.
Promulgo tu sonrisa
como único lenguaje
y descorro las cortinas.
Hoy,
soy de esos que al levantarse
saludan la mañana.

sábado, 2 de junio de 2018

Homenaje a Juan Carlos Martinez Peña


Este retrato de mi hermano Juan Carlos, que pintó Manuel Domínguez Guerra, en el año 1976, me hace recordar una etapa de ilusión y ganas de comerse la vida, de revolucionar lo existente, de cambiarlo todo en un intento de mejora para él y los que le rodeaban... Con los años, la frustración y el desánimo fueron haciendo mella en él hasta caer en una depresión que fue minando su vida.
Estoy feliz porque el día 31 de mayo, en el Círculo Mercantil de Sevilla, le hicimos un homenaje en el décimo aniversario de su marcha, propiciado por amigos y que se llevó a efecto con la ayuda del Ateneo Popular para reconocer, divulgar su obra artística y rememorar pasajes anteriores de vida y amistad.
Ahora ya, tranquila y relajada, después de estos días de nerviosismo, van pasando por mi mente cientos de flashes fotográficos, en los que guardo miradas, sonrisas, agradecimiento y alegría continuada y creo sinceramente que Juan Carlos en realidad cumplió su cometido en parte, porque plantó una semillita de buen hacer, cariño y amistad que he notado de una y otra forma muy intensamente en estos días. Os doy gracias por ello y estoy segura que en dónde esté Carlos seguirá teniendo en su cara esa sonrisa feliz y picarona que le hizo tener estos amigos que tanto se acuerdan de él. Os quiero.