domingo, 15 de febrero de 2009

Glorieta de Becquer




Estimulada por la luz de la mañana y la cálida temperatura fui al parque de Mª Luisa a un recital- encuentro de distintos grupos poéticos en la Clorieta de Becquer, el poeta del amor, .....motivo.......obvio, celebrar al aire libre bajo la sombra del Ombú, entre las primeras flores primaverales y con una escenifícación perfecta(paseaban parejas vestidas de época situandonos de pleno en el amor romántico) el dia del nacimiento del poeta, y el homenaje recitado al pasado día de los enamorados. No sentí el cansancio de las dos horas y media del recital porque el ambiente iba caldeandose ante las palabras que inundaban el corazón con una marea de poemas amorosos, de vez en cuando las parejas vestidas de época iba depositando rosas a las personas que más tiempo resistimos allí para aliviarnos la permanencia.......habia pocas sillas y mucha gente, pero no importó, como colofón al acto Luigi Maraez y su pareja con su imponente voz nos sedujo con unas rimas cantadas de Gustavo Adolfo Becquer que sonaban deliciosas. Conocí con dieciocho años esta glorieta y la paz que rezumaba...... cuando salia de la Facultad me gustaba ir allí y sentarme a leer un ratito....en aquel entonces existia una señora vestida de azul con un delantal blanco ( imagino que contratada por el ayuntamiento) con una mesita y libros del poeta y a cambio de la voluntad te dejaba un librito de poemas para leer debajo de la sombra del Ombú, recuerdo aquello como un privilegio vivido que generaciones recientes se perderán, hoy bajo la misma sombra con unos "pocos años más"......me he sentido rejuvenecer.

4 comentarios:

Marina dijo...

Becquer es uno de mis poetas favoritos, pero no porque cantara al amor, que tb, sino porque hacía lo que realmente le gustaba, disfrutaba y nos regaló poesías casi para cada momento romántico que tengamos.Sus leyendas..... sublimes. o de mayor quiero escribir como él....bueno y sé que nunca podré, pero soñar es mi privilegio.
Un beso bejarano. Nos vemos

Manolo dijo...

Me acuerdo del comentario de Donce a una entrada anterior con un poema de Bécquer. ¿No te has reído también, aunque sólo haya sido un poquito? Y hablando de poetas desmelenados, Visor Libros publicó en 1991, en edición bilingüe, una colección de sonetos de Pietro Aretino traducidos por Luís Antonio de Villena, también muy pasados de rosca. Donce seguro que los encuentra en la Casa del Libro.

Femme d chocolat dijo...

Anda, qué cosa más entrañable, no?

Aquí no hay nada parecido...por ninguna causa, ni poeta, ni nada... Me parece una idea genial que hace partícipe no sólo al ciudadano, sino que fomenta el hábito de la lectura o de la cultura en todo caso. Pero es que además de hacer más humano/cercano al personaje de turno también hace más apetecible a la ciudad ...
Me parece precioso. Y de hecho fíjate, ha quedado grabada en tu memoria aquella imagen, como un reducto agradable donde estar

Me parece fantástico. No tenía ni idea.

^_^ Gracias. Te dejo una sonrisa y un beso

***
(Por cierto, sabes que al fin encontré el pote gallego? Me tuve que ir al Carrefour para encontrarlo, pero aquí lo tengo, 2 latas para probar a ver qué tal. Ya te contaré)

dintel dijo...

Me encantan las glorietas y más con historias a su sombra.