viernes, 27 de marzo de 2009

Primavera





Si pudiera aunar la belleza de los cerezos en flor con el olor penetrante del azahar estallando en primavera no habria manera de sacarme de esta sensación, tumbarme bajo el abigarrado traje de novia con que se visten los arboles, cerrar los ojos y aspirar, inundandome de recuerdos primaverales, esperar una abrazo, un beso cálido que arrope el frio de la noche, y soñar que alguien siente lo mismo que yo.

2 comentarios:

Donce dijo...

Jo niña, hace poco compré incienso con olor a azahar y yo no sé a qué olía éso, pero me pillé un pedal...

Qué foto más preciosa!
(Ah! y el "Ayer" de D. Ángel quizás fuese su niñez, o todo un pasado... no sé, pero cómo mola!)

Un beso grannnnde (aunque no hable, os leo, eh?!)

cuarentaydosymedio dijo...

Cuando regreses al valle del norte,
al pié de las montañas nevadas,
traerás en tu pelo el aroma de azahar
que llenará las ramas del cerezo florido.
Adornarán tu alma y tu cuerpo
descansando en la hierba bajo el árbol.
No serán necesarios los recuerdos,
Será el momento de plenitud eterna,
de intensa y cálida emoción.
Te abrazará el mundo entero en ese instante.
Sentirás los besos cálidos de luz.
Compartirás tu amor con el universo.
Será tan bello el momento
que superará el más hermoso de los sueños.