domingo, 28 de junio de 2009

Antonio Gutiérrez Turrión


Me he demorado en el perfil del aire,

como aguardando de tu aroma el paso.

Después he suspirado

por una imagen rosa de tu cara.

Me conformé más tarde

con presentir el tacto de tus manos.

Por fin tuve en mis ojos la certeza

de tu cuerpo ocupando un blando espacio.


Me demoré otra vez

en el perfil del aire,

aguardando tu marcha,

para quedarme sólo con tu imagen soñada.

8 comentarios:

Marina dijo...

Es realmente precioso, creo que no puedo decir más. Precioso

dintel dijo...

Prefiero lo tangible a lo soñado, sin lugar a dudas.

Isabel Huete dijo...

Sueños, sueños y más sueños acerca de lo que amamos. ¡Hay que actuar!
La realidad puede ser también muy bella y amarla profundamente.
Besis.

luis felipe comendador dijo...

ES ANTONIO GUTIÉRREZ TURRIÓN

Un besillo.

mojadopapel dijo...

Jo, Luis Felipe se me fue la olla, lo malo.... es que es tan a menudo, jejeje.

----

Muchas veces Dintel, lo tangible decepciona cuando se idealiza excesivamente a las personas, nos suele ocurrir a los cobardes.

----

Isabel a veces soñamos, y no actuamos, por no herir a otros.

----

Marinaaaaa!... me alegra verte otra vez buena.

Adu dijo...

Qué cosas... y que no sabía yo que este chico con tan mala fama escribía así, oiga si es que no m´entero de ná...
Besillos.

Sinda dijo...

Antoho G. Turrión ea un gran poeta. Yo lo cuento entre los mejores poetas actuales.
Doña Adu, no entiendo lo de "chico con tan mala fama".
Besos

Cuarentaydosymedio dijo...

Es magnífico Antonio, es un genio. en su poesía conjuga las palabras sencillas de una manera rítmica que me produce un inmenso sosiego, tranquilidad, paz... Me gusta mucho.

Gracias Mojadopapel por esta magnífica muestra de poetas que nos estás mostrando estos días, presentándonos a los participantes del encuentro "Voces del Extremo". Pero, bromeando con el título, quiero decirte que Antonio no me encaja, él no es un hombre de voces, sino de palabras pausadas, y tampoco es un hombre de extremos, sí de ideas claras.
Besos