domingo, 12 de julio de 2009

Otra vez el Dudúk



Me apasiona la música de este instrumento armenio, hecho con madera de albaricoque , me relaja y me llama a voces...cuando oigo su sonido me transporta a tierras áridas, secas, misteriosas como un desierto, me inunda el alma y me pone la piel erizada, es como si una voz interior me hablara diciéndome " ven te espero!, no importa el tiempo, estoy aquí en el infinito de la arena, en lo caliente de mi corazón, no tengas miedo!...atrevete!.... te daré paz borrando tus recuerdos y no querrás dejarme jamas".

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

suena a verdad de la naturaleza

Anónimo dijo...

Buenos días, mojado papel:
¿Casualidad?. Hace unos días, un lunes, estaba mirando tu entrada y tenía cerca una persona de Armenia.
La llamé a mi lado, y le puse el video.
Al momento reconoció a Jivan Gasparyan. Y sus ojos se llenaron de lágrimas al escuchar el sonido dulcísimo del dudúk y ver las imágenes de sus paisajes tan añorados.
Creo que hubiera sido imposible obedecer al mensaje que ponías entre paréntesis, en el apartado Etiquetas; aunque, a decir verdad, no lo habíamos leido antes.

Saludos. Gelu