jueves, 8 de octubre de 2009

Me dueles


Me dueles.
Mansamente, insoportablemente, me dueles.
Toma mi cabeza, córtame el cuello.
Nada queda de mí después de este amor.

Entre los escombros de mi alma búscame,
escúchame.
En algún sitio mi voz, sobrevive, llama,
pide tu asombro,
tu iluminado silencio.

Atravesando muros, atmósferas, edades,
tu rostro (tu rostro que parece que fuera cierto)
viene desde la muerte, desde antes
del primer día que despertara al mundo.

¡Qué claridad tu rostro, qué ternura
de luz ensimismada,
qué dibujos de miel sobre hojas de agua!

Amo tus ojos, amo, amo tus ojos.
Soy como el hijo de tus ojos,
como una gota de tus ojos soy.
Levántame. De entre tus pies levántame, recógeme,
del suelo, de la sombra que pisas,
del rincón de tu cuarto que nunca ves en sueños.
Levántame. Porque he caído de tus manos
y quiero vivir, vivir, vivir.

7 comentarios:

Edgardo dijo...

Claro que duele el espacio, la distancia, todo aquello que los separa, que te aleja, que te impide poder estar junto a él, junto a eso que tanto amas. Pero hay que sobreponerse al dolor, aceptar que las cosas son como son y por muchas razones eso es así. S

Seguramente en su interior todavía se escuche un eco de tu voz, porque cuando se vive tanto junto a alguien quedan imborrables dentro de los cuerpos, seguro que eres hija de sus ojos, porque en ellos te ves crecer, pero te pregunto, ¿hace cuanto ya no te reflejan? ¿tiene sentido persistir en el error? No puedes dejar pasar la vida perdida detrás de un cuerpo que solo se te presenta como espalda.

Se fuerte, aunque duela, acepta, aunque duela, deja pasar, aunque duela, sigue, aunque duela, vive aunque duela, porque vivir es poder superar estos reveses, estas distancias, estos desencuentros, estos rechazos y todos los fracasos que puedan pasar frente a nosotros.

Tienes mucho amor que dar, por lo tanto dalo, da vuelta la hoja y ama.

Ojala no doliera tanto no poder amar completamente a ese ser que nos completa.

Un abrazo.

HologramaBlanco

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Cómo duele el desamor.

Anónimo dijo...

Buenos días, mojadopapel:

Me encantan los poemas de Jaime Sabines. Algunos de ellos, podemos disfrutarlos escuchándolos en su voz, que nos dejó como un legado generoso.

Saludos. Gelu

Donce dijo...

Ufff, pero qué buenísimo era (es) este Sabines!!
-Me encanta-
-y la foto también-

Mil besitos, cosita linda.

Isabel Huete dijo...

¡Cómo duele la ausencia! Pero hay que quedarse con el final del poema: quiero vivir, vivir, vivir.
Besucos gorducos.

mojadopapel dijo...

Te echo de menos Donce, no sé porque no escribes tu también.Besos guapetona.

mojadopapel dijo...

Gelu tienes razón Sabines recita muy bien, otros poetas al recitar se cargan su propia obra, pero nunca suena un poema igual como suena en mi cabeza.... por eso prefiero que leais y transcribais personalmente el sentimiento.Gracias por tus palabras.