miércoles, 28 de octubre de 2009

NOCHE DE INCENDIO






Son noches de insomnes las noches
de incendio.
Más cercana la muerte y
la vida, más violenta en esta espera
nocturna que enciende deseos y descubre
promesas,
certezas que pasan
ardiendo.
Prende el fuego en el aire como un aire de fiesta
o de guerra, de cosas que un instante
suceden y no son nada al instante.
En unas horas dejamos atrás aquello que fuimos
y va quedando en el aire
como un aire de urgencia,
de gestos recién aprendidos
y muy pronto olvidados.
Nadie duerme nunca
en las noches de incendio.
Como un amante impaciente,
la llama que crece en la noche
consume la noche
y nos recuerda lo que fuimos
quedando: sólo humo.
Y ceniza.

6 comentarios:

dintel dijo...

Si son matafóricas, malas las noches y si son reales, peor.

mojadopapel dijo...

Tienes toda la razón, Dintel..buscaremos noches de aguacero para adormecernos con el sonido de la lluvia.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

...nada...

gabriel cusac dijo...

..y vuelan las pavesas como vuelan los pensamientos, inermes, inertes.

Albä dijo...

Bello y acogedor fuego para asar unas castañas.
Mi foto de cabecera, está hecha en los bufones de Pría, cada lunes los puedes ver en la serie de la Señora en tve1
Un beso.

Anónimo dijo...

Buenas tardes, mojadopapel:

Cuando hace frío fuera,
nada tan grato,
como sentarse junto al fuego,
acogedor y bailarín,
y mirar durante horas,
las luces bellas,
que proyectan sus llamas,
al arder la leña.

En cambio, a veces,
cuando sabe que no es deseado,
corre descontrolado,
y su presencia violenta,
siempre pilla de sorpresa.
y su calor nos quema.

Nos asusta el muy traidor,
y destruye en su marcha loca,
lo que a su paso encuentra.
dejando solo cenizas,
y una siembra de tristezas.
y gritos para apagarlo.

¿Por qué vino?
¿quién lo llamó?,
si estábamos asfixiados,
y lo que necesitábamos,
era tan solo:
una sombra fresca.

Saludos. Gelu