sábado, 23 de enero de 2010

El reposo y mi nieto


Hacía mucho tiempo que no tenia mucho tiempo, al menos para mí, tiempo personal para ordenar correo, para revisar facturas, para ordenar papeles, para leer un poco...tranquilamente, sin prisas, sin presión ( a veces tener un blog abierto y dinámico te obliga).

Sabéis el motivo....el proyecto "Contenedor de Arte" que queremos abrir en breve Concha, Luis, Josetxo y yo ha absorbido nuestro tiempo, tanto en su preparación inicial, como en todos los trabajos bricolageros que nos han ocupado, pero ya queda poco para su inauguración, os tendré al corriente ( no os quepa duda).
La que me ha regalado tiempo, muy a mi pesar, es la puñetera operación de pie que tenia en espera desde hace meses, cosas de la S.S., y que en estos día me tiene postrada pero, eso sí, con todo el tiempo del mundo.... es una de las tres cosas positivas que voy a conseguir, estrenar pié y reposo para ordenar, como por fuerza me tienen que atender me dejo llevar por los mimos y cuidados de mis hijos, a Vero le he encomendado a mi perro "tripi" para que lo atienda y le saque a pasear junto al suyo, a mi hijo Gonzalo que me arregle los asuntos del Seguro y papeleos varios (en los días de nieve mi coche hizo esquí en Bejar, y menos mal, porque podía haber hecho "slalom" gigante), la que carga con mi presencia inquieta y me riñe porque me levanto más de la cuenta es mi hija Vega, y la tercera cosa positiva que he conseguido para estos días es.. mi nieto... el que me entretiene e intenta polarizarme para que juegue insistentemente con el, intento enseñarle canciones y juegos de aprendizaje de las partes del cuerpo, tiene apenas cumplido un año y absorbe todo como una esponja, estoy disfrutando de él a placer y de vez en cuando me lo como porque me da la gana que para eso soy su abuela, mi hija me riñe porque cuando me vaya, me echará de menos y una madre nunca puede dedicar tanto tiempo a su bebé, pero yo me he ganado con creces el derecho a disfrutar de la "abuelez", que para eso ya crié a tres y también los sufrí y disfrute, es la hora de los mimos para mi, y para mi nieto y no me corto un pelín dándole besotes y achuchones, me tiene alucinada lo que aprende cada día y para mí es el mayor estímulo en este obligado postramiento, un bebé es novalía, hiperactividad, aprendizaje a mogollón, risa pura, inocencia y picardía a la vez...cuando toco su piel tan tersa y sus mofletes rellenos me dan ganas de morderle....y es que es capaz de sacar mis instintos más pasionales, maternales y protectores....como se quiere a un bebé no se quiere a nadie, lo juro.

5 comentarios:

salvadorpliego dijo...

Adelante con esos proyectos. Con esa actitud positiva van a lograr tus objetivos.

Un fuerte abrazo para ti.

gabriel cusac dijo...

Pero de qué te quejas, si estás como una reina...

Marina dijo...

Hola guapa. ¿Cómo vas del pie?. Yo digo que las operaciones se pasan y cuando ya no te acuerdas de ellas es cuando te das cuenta de lo bien que te han venido.

Te deseo una muy pronta recuperación.

Tu nieto, será un precioso chavalote. Malcríale que para eso estás.

Me dijo Luís que quería hablar conmigo. Dale mi móvil y dile que lo que os haga falta y esté en mi mano, lo teneis.

Un beso cielo. Nos vemos en la inauguración, o antes si quereis.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Un montón de proyectos y un niño pequeño cerca... ¿y te extrañas de no tener tiempo? Eso sí: ese tiempo ocupado es tiempo feliz.

dintel dijo...

Las abuelas están para malcriar.