martes, 19 de octubre de 2010

Madera


Tenia ganas de volver a coger las herramientas para dedicar una temporadita a los asuntos bricolageros, pero el frío de la mañana unido al trabajo al aire libre y la resistencia que adquieren con el tiempo algunas pinturas (las de antes), están haciendo el trabajo algo tedioso y cargante, solo compensa este esfuerzo la lenta aparición de la veta amaderada en toda su belleza....es alucinante que la gente se empeñe en tapar la madera para protegerla existiendo barnices que realzan sus entonados matices y las estéticas ondulaciones que la convierten en mi material preferido.

Si coges un tronco de madera, ya grisáceo...expuesto al sol y a la intemperie y piensas que es un inútil tronco viejo, te equivocas, solo tienes que darle un corte con la sierra y comprobaras que tiene un interior vivo....y su olor, su olor es joven al corte ...resinoso.. me gusta acercarlo a la nariz para embriagarme con su aroma, quizás por eso prefiero utilizar perfumes siempre amaderados.

Existen pocos materiales que conserven al mismo tiempo belleza, flexibilidad, aislamiento, dureza y resistencia....¿ sabíais que los bomberos tienen más seguridad y tiempo de actuación antes que se derrumbe un edificio cuando existen vigas de madera, y no de hierro o acero? la madera sigue teniendo resistencia interior durante largo tiempo aunque se esté quemando y los otros materiales se doblan como papel cuando la temperatura alcanza ciertos grados..acordaros del corto tiempo que tardaron en derrumbarse las torres gemelas.
Siempre soñé con tener una casita de madera y no me moriré sin conseguirlo, son mucho más baratas que las convencionales y, con un poquito de cuidado y mantenimiento, más duraderas que muchas, si le ponemos un prado serrano al lado, para que quiero más... será mi mejor refugio, mientras tanto, me conformaré con el olor a madera mezclado con decapante, pistola de calor, y lijadora....cést la vie, que le vamos a hacer.

2 comentarios:

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

La madera es algo vivo y el tacto lo trasmite, sin duda alguna.

Anónimo dijo...

Buenas noches, mojadopapel:

El olor de madera es el que me transmitía la presencia de mi padre. Cuando me viene, me envuelve con su recuerdo.

Saludos. Gelu