domingo, 9 de enero de 2011

Dos caras de la misma moneda


Vivo dos realidades diferentes en espacios físicos distintos, sin embargo, las dos van intrinsecamente unidas a mí, forman parte de mis vivencias y recuerdos y me permiten desdoblarme tanto en actividades como en sentimientos.

Me siento privilegiada por ello, porque cuando estoy agobiada por una de ellas( llamemosle mi realidad primera) busco la otra con ganas, y esto produce en mi un descanso parecido a unas mini vacaciones..... me sienta bien cambiar de aires, de luz, ver otras caras, cambiar de sentimientos y disfrutar a tope de la novedad que me impongo.
Despues de todo soy afortunada porque me encantan mis dos realidades y me hacen olvidar otros aspectos de la vida que no gozo.

7 comentarios:

javiersanz dijo...

Suerte que te gusten las dos realidades. Cuando una no gusta, tendemos a huir de ella, y acabamos intentando huir de nosotros.

Marina dijo...

Mi querida Mojadopapel, tú nunca serás una María cualquiera, pero puedes sentirte protagonista de mis historias siempre que te apetezca ¿Quién te dice que en cierta forma no lo eres, no lo somos?

Siente tus realidades y sigue esperando a los reyes detrás del árbol, conmigo y con María...sin que nadie se de cuenta.

Besos guapa.

P.D. Preciosa foto la que me habéis regalado entre los dos. (Top secret)

mojadopapel dijo...

Javier la vida siempre a enfrentarla,la huida es una plaza redonda donde vuelves al punto de partida.

Gelu dijo...

Buenas noches, mojadopapel:

En este desdoblarse se dejan muchas energías.
Mientras se tengan es estupendo, poder hacerlo, pero con el tiempo siempre hay que ir reduciendo el ritmo.
Y prepararse para aceptar lo que en un futuro será la única realidad imperante.

Saludos.

mojadopapel dijo...

Gracias compi, Marinilla.

----

Gelu,las energías hay que hacerlas inagotables, son las que nos mantienen.... otra cosa es la falta de salud, o la vejez que nos impide llevarlas a cabo,mientras pueda nunca bajaré el ritmo, eso me dá vidilla.

Anónimo dijo...

...Y sobre todo y ante todo que nada ni nadie te paralice tu opción de vida mientras que te sientas feliz y gozosa con ella.
Desde un pequeño lugar del sur que encontré tranquilidad, felicidad como asentamiento y puedo salir a visitar otros pero volviendo a mi paz.
Una amiga que lo pasó bien contigo.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Complementariamente necesarias. Besos.