viernes, 21 de febrero de 2014

Antonio Machado



Acepte el reto que me puso mi amigo y poeta Agustín Pérez González Presidente de la Asociación Artístico literaria  Itimad para leer en el Ateneo de Sevilla unos poemas en la conmemoración del 75 aniversario de la muerte de Antonio Machado ...y me sorprendí diciéndole que sí, cuando jamas he sido capaz de leer en publico y más todavía en una institución con tanto nombre, lo pasé fatal cuando me vi en aquella sala rodeada de tanto mundo literario preguntándome incrédula cómo me había comprometido tan fácilmente....pero llego el momento y fui capaz de hacerlo...ahora me siento orgullosa por haber cumplido el reto.

Escogí dos poemas.... uno que tiene vigencia hoy, tanto como la tuvo ayer, de todos conocido "El mañana efímero"

La España de charanga y pandereta,
cerrado y sacristía,
devota de Frascuelo y de María,
de espíritu burlón y de alma quieta,
ha de tener su mármol y su día,
su inefable mañana y su poeta.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero.
Serán un joven lechuzo y tarambana,
un sayón con hechuras de bolero:
a la moda de Francia, realista;
un poco al uso de París, pagano,
y al estilo de España, especialista
en el vicio al alcance de la mano.
Esa España inferior que ora y bosteza,
vieja y tahúr, zaragatera y triste;
esa España inferior que ora y embiste
cuando se digna usar de la cabeza,
aun tendrá luengo parto de varones
amantes de sagradas tradiciones
y de sagradas formas y maneras;
florecerán las barbas apostólicas,
y otras calvas en otras calaveras
brillarán, venerables y católicas.
El vano ayer engendrará un mañana
vacío y ¡por ventura! pasajero,
la sombra de un lechuzo tarambana,
de un sayón con hechuras de bolero.
El vacuo ayer dará un mañana huero.
Como la náusea de un borracho ahíto
de vino malo, un rojo sol corona
de heces turbias las cumbres de granito;
hay un mañana estomagante escrito
en la tarde pragmática y dulzona.
Mas otra España nace,
la España del cincel y de la maza,
con esa eterna juventud que se hace
del pasado macizo de la raza.
Una España implacable y redentora,
España que alborea
con un hacha en la mano vengadora,
España de la rabia y de la idea.

 Y el segundo más cortito y que me acompaña como una sombra en los últimos años.

Siempre fugitiva y siempre
cerca de mí, en negro manto
mal cubierto el desdeñoso
gesto de tu rostro pálido.
No sé adónde vas, ni dónde
tu virgen belleza tálamo
busca en la noche. No sé
qué sueños cierran tus párpados,
ni de quién haya entreabierto
tu lecho inhospitalario.
...............................
Detén el paso belleza
esquiva, detén el paso.
Besar quisiera la amarga,
amarga flor de tus labios.

2 comentarios:

Raúl Hernández dijo...

En los primeros 80's estábamos despertando a este azaroso mundo, las marcas de los pantalones cortos aun calaban nuestras endebles piernas, entonces apareció él en forma de profesor de literatura, nos descubrió "siempre fugitiva..." desde entonces nunca nada volvió a ser igual, ni por supuesto nosotros los mismos.

Pedro Ojeda Escudero dijo...

Hubiera dado mucho por estar allí y escucharte, Marina.
Besos.