sábado, 21 de noviembre de 2009

SUPÓN





Supón que te abrazara con cuidado,
como si fuera una primera noche,
con ese temblor necio de los principiantes
que hacen piedra sus manos
y espadas sus palabras.

Supón que tú me miras y te quedas
prendida por el humo de mis ojos,
que ves en mí palomas apuntando
hacia el arrullo azul de tu sonrisa.

Supón por un momento que jugamos
a que todo lo nuestro sea verdad
y ya no más oscuro fingimiento
porque estamos cansados de tratar
con la licencia vil de la rutina.

Supón que es día de fiesta y que algún día
hay que soltar amarras y romper a vivir
definitivamente
en un mundo de tantas falsedades.

Supón que en un momento de descuido
-buscado por nosotros-
nos devora la noche y perdemos el tiempo
y nos suenan a chino las doce campanadas.

Supón que alguien llamara por teléfono
y tú le respondieras que estás muy ocupada
en descubrir las leyes de la felicidad

Supón que yo supongo que supones
que todo lo que he dicho te hace mella
y que esperas ansiosa su certeza.

No supongas, entonces, mis empeños
de las próximas horas,
pues no serán empeños solitarios.

5 comentarios:

Isabel Huete dijo...

¡Peazo poema ése de Antoñito! Me ha encantado.
Besazos, corazona.

carmensabes dijo...

Una auténtica pasada amiga.

Sin palabras me quedo, sólo diré:

QUÉ BONITO

Gracias

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Qué cierto: que nos devore la noche. A bocados.

Marina dijo...

¡Ay Antonio! Me enamora con cada poema. Despues, con su mirada, un tanto canalla, un tanto tierna, un tanto jocosa, me devuelve a la tierra de los simples mortales, donde me instalo a pasar el día.

Un beso para ambos.

Antonio Ruiz Bonilla. dijo...

Ojalá suponga, y actue en consecuencia. Mejor no se lo has podido poner.
Un saludo