domingo, 24 de octubre de 2010

Bejar es....


Bejar es una ciudad con calles pintadas de meadas, meadas de perros, meadas de prostáticos incontinentes, por todas partes meadas....en las calles peatonales donde se concentra la zona comercial y el turismo, en los callejones que comunican las distintas alturas de esta preciosa ciudad montañosa, ¡es un asco!.
Tengo perro, es un animal que puedo controlar relativamente...no es un ser racional y de vez en cuando se le escapa una meada, veo a diario insistentemente en la esquina del Callejon de la medica hacer lo mismo a distintas personas, y creo que tienen más control que un animal para llegar a casa y desaguar comodamente.

Soluciones drásticas:
1ª .- Hacemos desaparecer a los animales de la ciudad y los recluimos en una perrera a cargo del erario público.
2ª .- Repartimos calzoncillos dodotis a todos los meones incontinentes de la ciudad.

Soluciones razonables.
1ª.- Se habilitan pipi-can donde los pobres perros puedan ensuciar en un recinto donde despues se recogan los detritus.
2ª.- Se multa a todo meon ciudadano haciendole limpiar sus aguas, y al mismo tiempo se impone un impuesto revolucionario razonable a los dueños de perros por el exceso de limpieza que provocan sus meadas.
3ª.- Y última solución... el ayuntamiento de turno contrata suficiente personal que limpie las calles como es debido contribuyendo a paliar el paro y aportando el bienestar que debe tener una ciudadania que paga sus impuestos como corresponde, ¿Es mucho pedir?...creo que si.

4 comentarios:

Marina dijo...

Me debato entre tu razón y la mía... seguramente en el punto medio esté la razón. ¿Las soluciones? me parecen bien.
Besos

vega san mateo dijo...

hombre, habría que empezar por educar a hombres y a perros. Alguien ha visto alguna vez a una mujer meando en plena calle y encima mirando con descaro a quien pase en ese momento, como brindandole la meada?
Los Ayuntamientos no están para limpiar meadas, bastaría con no echar mierda de ningún tipo, te guardas los papeles -para la papelera-; te guardas el lapo -para el pañuelo- y te guardas tu meada -para el water-.

Pedro Ojeda Escudero. dijo...

Me quedo con las razonables, aunque a veces a uno le pide el cuerpo las otras...

Anónimo dijo...

Bestxeler dijo...

Me parecen bien las soluciones que aportaas. Pero respecto a las "meadas" de la gente, yo añadiría una más.

Un francotirador en la azotea.

Lo sé, es algo drástica, pero a grandes males, grandes remedios jajaja.