domingo, 10 de mayo de 2009

Enamorarse


¿Que problema tenemos en enamorarnos a partir de los 50?.... ninguno, si eres una persona libre, pero si lo miras bien como todo en la vida, esto, tiene su parte mala y buena.... bondades muchas....más experiencia en el sexo e imprimir quizas no más cantidad, pero sí más calidad, ser más claro en los objetivos... a quien deseamos y porqué( intelectualidad, sensibilidad, provocación, juego, morbo, ) desechar tanto pavoneo y parafernalia, ser más claros y directos, y para mi algo muy importante que cuando eres joven se suele dar menos, "la ternura", vivir momentos tiernos en los que exista una mirada complice intensa o simplemente acariciar los dedos entre el cabello, o buscar una postura acoplada para hablar horas o minutos hasta que entre el sueño relajado, o mimosear coqueteando hasta conseguir con picaresca esa fiebre que lleva al desnudo...los años dan para eso y para más, la imaginación humana tambien madura y cada vez es más inteligente, suple de alguna manera lo que nos resta de fuerza física ( el mejor organo del sexo es el cerebro) y en eso llevamos ventaja las mujeres sobre los hombres, no porque ellos sean descerebrados, ni mucho menos, pero a la hora del sexo ellos normalmente piensan con otra parte (ohú, creo que me estoy metiendo donde no me llaman) , estoy escribiendo como me sale a la primera y no voy a rectificar.

La parte mala, o por lo menos que a mi me impone más, es la exigencia, con la edad nos volvemos más exigentes para todo, aguantamos menos las tonterias y parafernalias, estamos con quien queremos estar ( en mi caso no se cumple siempre) y hacemos lo que queremos hacer ( tampoco, pero se intenta), nos volvemos egoistas por derecho propio.... ya está bien de aguantar tanto tirón que nos da la vida!!!.

Cuando recuperas tu individualidad como pareja, primero, te enfrentas a la soledad.... en las decisiones, en las responsabilidades, en el riesgo, y aprendes a afrontarlo (no queda más remedio), hay personas que gestionan bien su soledad y ocupan su tiempo aprendiendo a recuperar una parte de ellos olvidada y que te ayuda a crecer, es bueno para subsistir, pero es malo para volver a encontrar pareja, porque ya no estamos para tonterias, nos volvemos exigentes y no aguantamos a cualquiera....tengo una amiga que dice que ya no esta para lavar calzoncillos, y le doy la razón.

Otra parte limitante es enfrentarse a la imagen de nuestro propio cuerpo, pliegues carnosos, descolgamientos que tienen que ver con la gravedad, hoyuelos que no son los graciosos al lado de la boquita relacionado con lo que nos gusta comer y beber a esta edad, arrugas cada vez más profundas, perdida de masa corporal y carne blandita, todo esto es un factor bastante limitante y deprimente....alguien me dice- cuando amas eso da igual- dará igual pero no puedo dejar de pensar en ello y me condiciona bastante, me hace perder seguridad (nunca la he tenido) y me derrumba totalmente, una cosa es disimular tipo con ropa y otra cosa enfrentarse al desnudo integral, parece por mi forma de expresarme que solo le doy importancia al físico, no es así, sé que no es lo principal pero es que soy tan puñeteramente perfeccionista que si algun día me pudiera enamorar querría que todo fuera perfecto, y eso ni intelectualmente ni físicamente es posible ya, por eso prefiero soñar, en mis ensoñaciones no existe la fealdad, los años.... solo la fuerza para amar, una pasión inagotable y una belleza indescriptible.

11 comentarios:

Adu dijo...

Je je, bonita, yo calzoncillos ya ni a mi hijo... que cada cual se apañe lo suyo.
Yo me enamoro cada dos años, aproximadamente, pero he comprendido que es un ciclo hormonal y me lo tomo así. Lo que vulgarmente llamamos "amor" es pura hormona. Otra cosa es el afecto profundo, esa cosa que te cala en el alma... pero eso es otra cosa y en esa cosa las arruguillas dan igual, porque quien te quiere quiere tus arrugas porque son tuyas (esto me lo enseñó mi último ligue)... Oye, me estoy enrollando mucho... En fin, que llevarás mucho ganado si dejas de creer que encontrarás una media naranja porque eso, querida, no existe.
Por cierto: soñar siempre está bien, es gratis y tu sueño no te pide cosas que no te apetecen.
BBD.

Adu dijo...

Creo que no se grabó mi comentario anterior (empezaba por "yo ya calzoncillos ni los de mi hijo...") Mejor, te contesto en una entrada completa un día de estos.
Te cedo la frase "No tengo vida habitual, todo en ella es eventual" para que hagas con ella lo que quieras, incluso compartirla (un retrato compartido es difícil pero es un reto...)
Besos de sobremesa (con vocación de siesta).

dintel dijo...

Cada edad tiene su belleza. Sólo hay que saber mirar.

cuarentaydosymedio dijo...

Es el desnudo de tus sentimientos
lo que sorprende, entusiasma y atrapa.
Descubrir las carencias del pretérito imperfecto
y pensar en presente como algo sublime.
Es esa confusión de emociones, sentimientos, sensaciones y deseos
la que crea esa misteriosa niebla que no permite ver con claridad.
¿Será lo mismo el amor que estar enamorado?
¿Es lo mismo enamorarse que desear a alguien?
¿Siempre el amor tiene que ver con sexual atracción?
¡A saber dónde aprendimos los estereotipos del amor!
Fue tan eficaz su enseñanza que nos marcó a fuego nuestra mente…
No así el alma ni el corazón.
Nos sorprende el amor consciente
que poco tiene que ver con la mente pensante
y quizá menos con las vísceras enervadas.

mojadopapel dijo...

Adu, yo quiero lo que no existe, porque es lo que quiero y nunca renunciaré a ello...esta en mi mente y en mis apetencias ,mientras tanto me consuelo con soñar. Quien sabe, la vida da tantos cambios y, bueno... he aprendido a relacionarme con ella. Que venga lo que tenga que venir, tampoco lo busco.

Adu, me hace gracia tu beso de sobremesa con vocación de siesta,(y me apunto) esa vocación es un aprendizaje de las tierras del Sur que en Bejar, nadie o pocos hacen.

carmensabes dijo...

Mujer...nunca digas..nunca jamás..lo bueno cuesta, todo llega, te dejo este poema de Pedro Geoffroy Rivas, un besiño

Locuramor gritando su batalla,
desde un cielo sin luz, inexpresado.
Me creciste de pronto en el costado
como una inmensa flor que me avasalla.

Una roja tormenta me restalla
dentro de cada poro enamorado,
me recorre un incendio desatado
y un trueno en cada glóbulo me estalla.

Voy a decirte amor hasta los huesos,
voy a gritarte amor hasta el olvido.
Se me quiebra la voz cuando te nombro.

Me alimento soñando con tus besos.
Y si sólo fue sueño lo vivido
quiero vivir del sueño de tu asombro.

mojadopapel dijo...

Cuarentaydosymedio, me apabullas con tanta pregunta o duda consciente, tu mismo lo describes a la perfección.." es esa mezcla de emociones, sentimientos, sensaciones y deseos la que crea esa misteriosa niebla que no permite ver con claridad".

Es complicado saber si necesitas ternura, comprensión, abrazos y miradas...o necesitas solo pasión, sexo,y sentir que recuperas algo perdido.. o es una mezcla de todo al mismo tiempo. En general no necesitamos las mismas cosas y es tan dificil aunar las necesidades personales con las de los otros que todo se hace un puzzle en el que siempre faltan piezas, nunca está completo..creo que estoy divagando, y creo que una gran mayoría padecemos lo mismo... insatisfacción.

Marina dijo...

Déjame que te conteste aquí el anterior poema. Las personas, en sí mismas, no son imprescindibles,las hacemos necesarias cuando les entregams nuestro cariño, nuestro afecto y nuestros sentimientos, entonces las hacemos nuestras, tan nuestras que forman parte de nuestra vida y nuestra piel, es en ese momento cuando se vuelve complicado prescindir de tu propia existencia, de tu propia piel.

Entronco con tu entrada de hoy, aunque sólo te transmito un pensamiento, el resto, en privado si los quieres.
Cada edad y cada momento de nuestra vida tienen su propio tiempo. El aceptarlo o no depende de nuestra hermosa inteligencia.

Disculpa si me he puesto un poco seria... pero es tan importante quererse..

Un beso sin edad, sin límite en el tiempo.

Dnc dijo...

Me gusta mucho que escribas a la primera y sin rectificar, y que te expliques tan libremente sobre estos temas, y digo que ¿la perfección existe?, y aunque con veinte años no se nos caen las carnes, pues ya se encargaron las inseguridades de agarrarse a otros puntos (por lo menos a mí,Maricomplejines).
El amor es siempre hermoso -da igual la edad- y soñar es lo mejor de lo mejor, pero la convivencia....hmmmm, no sé, supongo que es como el "ringg" del despertador.
Ju yo sí que me enrrollo y eso que hoy no tenía ganas de hablar!
Un besito.

femme d chocolat dijo...

Yo ceo que es fantástico enamorarse a cualquier edad, me parece el estado ideal del ser humano. Pero... desde luego, si tuviera que elegir elegiría los enamoramientos "tardíos", creo que son más auténticos, quiero decir: generalmente las personas ya no están para tonterías, ni mentiras, ni aguantar según qué cosas, saben mejor lo que quieren y conocen también mejor su cuerpo. A menudo incluso quieren su espacio vital ( lo cual es importantísimo) y por tanto digamos que ... los ratos para compartir son para COMPARTIR, y el resto es una especie de "cada uno en su casa haciendo sus cosas". No sé, cada caso es distinto, claro , pero yo creo que a medida que uno "crece" el amor tiene la capacidad de volverse más honesto en todos los campos. No digo que suceda, digo que tiene esa capacidad. Generalmente uno/a busca ya algo que le satisfaga el alma y no tanto el instinto de reproducción o la hormona pura y dura .
Pero es mi punto de vista, claro.


Un besote

Anónimo dijo...

Estoy de acuerdo con Femme, ya se busca la complementariedad de las almas, más que la de los cuerpos y la honraded en la expresión de los afectos.